miércoles, 23 de diciembre de 2009

Jorge Di Pascuale, reaparecidos sus restos, será velado como lo merece un compañero, por Fernando Di Pascuale

Capital Federal (Agencia Paco Urondo) El Equipo Argentino de Antropología Forense identificó los restos del mítico dirigente peronista Jorge Di Pascuale quien había sido secuestrado el 28 de diciembre de 1976 por la dictadura militar. Jorge Di Pascuale es considerado como uno de los dirigentes más lúcidos y claros del movimiento obrero argentino. Comenzó como delegado en la Farmacia Franco Inglesa y a los 27 años ya era Secretario General del Sindicato de Farmacia.

Su lucidez y claridad no la ejercía desde un cómodo sillón, sino que era un combativo militante de la resistencia peronista, que luchaba contra las dictaduras de turno, contra la burocracia sindical y por la libertad de los presos políticos. Esta lucha intransigente lo llevó a sufrir cárceles, persecuciones y exilio. En 1962 y con 31 años fue elegido diputado nacional en elecciones que fueran anuladas por Arturo Frondizi. En 1963, en uno de los tantos viajes a Madrid, fue designado por el General Perón como su delegado personal ante los países socialistas.

En 1968 participó activamente en la creación de la CGT de los Argentinos junto a Raymundo Ongaro y Agustín Tosco. En 1969 la actividad de Di Pascuale fue incesante y trataron de silenciarlo llevándolo a la cárcel en varias oportunidades, pero era tanto su compromiso con el pueblo y la clase trabajadora que cuando recobraba su libertad, volvía a firmar una solicitada en contra del gobierno y lo encarcelaban nuevamente. Cuando las dictaduras le intervenían su Sindicato de Farmacia, se ganaba la vida haciendo corretajes de champú y artículos de perfumería o vendiendo heladeras a crédito.

Di Pascuale es considerado un ícono de la honestidad sindical argentina. Su conducta intachable hacía que lo respetaran hasta sus propios enemigos. Pero no era solamente un dirigente honesto, también se destacaba por su brillantez intelectual y por su gran capacidad de análisis, de vocabulario fluído, directo y sin demagogia. Siempre pulcro y bien vestido, no necesitaba vestirse de obrero ni dejarse la barba para ser un peronista revolucionario. Jamás tuvo guardaespaldas ni matones a sueldo que lo cuidaran, caminaba sólo con su dignidad y su conducta insobornable. En 1975, perseguido por la Triple A se exilió en Venezuela, pero el destierro duró apenas unos meses. A pesar de que le advertían que no volviera, Di Pascuale no podía estar lejos de su familia, de sus compañeros ni de su lucha.

Volvió y a los meses sucedió el golpe de Estado. Se juramentó con sus compañeros del gremio quedarse y dar pelea, sabiendo que ésta no iba a ser una dictadura más. Comenzaron a acrecentarse los secuestros, desapariciones y asesinatos. Di Pascuale buscaba a sus compañeros desaparecidos por todos lados. Fue ahí cuando dijo: -Si me llega a pasar algo no pidan por mí, pidan por todos. Hasta que llegó aquel 28 de diciembre, día de su cumpleaños. Un grupo armado entró a su casa. Lo interrogaron: -¿Así que vos sos el que les da a los militares? Y él contestó: ¡Sí, les di, les doy y les voy a seguir dando!

Jorge no tenía armas, lo único que se llevaron fue su aguinaldo, una radio portátil y otros objetos. Se tomaron la sidra caliente que había sido comprada para las fiestas y dijeron -mañana a las 8 hs está de vuelta. Sus compañeros y familiares lo buscaron incesantemente, se presentaron habeas corpus, el gobierno militar recibió cerca de 60 telegramas solicitando su libertad y se llegó hasta el Papa Pablo Vl, pero nada hizo que lo liberaran. Años después, sobrevivientes del centro clandestino El Vesubio - Protobanco relataron cómo Di Pascuale alentaba y cuidaba a sus compañeros de cautiverio para que no se quebraran ante la tortura y el horror que él mismo padecía. Hoy el Equipo Argentino de Antropología Forense, en un trabajo extraordinario, maravilloso, responsable, silencioso, con pocos recursos pero con un corazón inmenso y después de 33 años nos devuelve a nuestro querido Jorgito, quien después de ser asesinado cobardemente, fue dejado en una fosa común en el Cementerio de Avellaneda.

Jorge Di Pascuale será velado en su Sindicato de Farmacia, Rincón 1044, el lunes 28 de diciembre a las 18. Será llevado a la Chacarita al día siguiente, martes 29 de diciembre a las 14.

El autor es hijo del dirigente sindical Jorge Di Pascuale. (Agencia Paco Urondo)

2 comentarios:

  1. Los compañeros habitan en esa casa del mañana que queremos construir a pesar de tanto garca.

    ResponderEliminar